martes, 3 de diciembre de 2013

Estados Unidos


Estados unidos

Buenos días aventureros, se que os tengo un poco abandonados, pero es que, además de tooodo el resto de cosas que hago, me estoy preparando porque esta semana me presento al examen oficial CILS (otro día os hablaré más detenidamente de este tipo de certificados oficales de idiomas porque creo que es algo que nos interesa a todos). Aún así, no podía esperar más a publicaros este post, y es que hoy estoy especialmente contenta con la entrada que os dejo a continuación. Es un poco diferente al resto, vamos a poder conocer cómo es vivir en otro país a través de las palabras de una aventurera y amiga y su experiencia personal. Además, hoy damos un gran salto, vamos a cruzar el Atlántico para llegar hasta Estados Unidos. Estoy segura de que es un destino que va a interesar a muchos y muchas. Espero que os guste la entrada, al menos tanto como a mi:

"Estados Unidos es uno de esos países que, o te enamoran desde el principio u odias sin ni siquiera haberte bajado del avión. Mi obsesión con este país viene desde que  tenía unos 12 años y deseaba con todas mis fuerzas visitar los escenarios que tantas y tantas veces aparecían en muchas de las películas que veía. Mi oportunidad laboral en este país surgió a raíz de una beca con la universidad donde estaba cursando mis estudios. Dicha beca me ofrecía la oportunidad de trabajar en el país de mis sueños con una de las grandes compañías estadounidenses y a nivel mundial: Disney. 

Cualquier persona que quiera desarrollarse profesionalmente en este país ha de saber que el proceso es muy complicado y, a veces, incluso imposible. Estados Unidos es un país que controla al dedillo el tema de inmigración, por lo que cualquier persona que quiera acceder al mismo, independientemente del motivo, deberá hacerse con una visa. La más sencilla y fácil de conseguir es el ESTA (visa de turista) que se obtiene de forma rápida a través de la web y que permite al turista permanecer en el país hasta un máximo de 3 meses. Después existen las visas de estudiante o trabajador, para las cuales se necesitan acuerdos con instituciones o empresas estadounidenses. Su duración puede variar, siendo su validez mínima de 3 meses.
En mi caso particular, yo accedía al país como estudiante, por lo que mi visa era una J1 con una duración de 7 meses en categoría de estudiante, ya que mi trabajo se entendían como prácticas. Independientemente de eso, cualquier persona que adquiera una visa de trabajo o estudios en prácticas, siempre recibirá por parte del gobierno de los Estados Unidos, un número de seguridad social vitalicio. Esto me permite que, a partir de ahora, mi búsqueda de trabajo en el país sea un poco más fácil porque, por así decirlo, el primer paso en la carrera hacia un puesto laboral lo tendría completado.

La verdad es que Disney se encargó de todo el papeleo para formalizar el contrato junto con mi universidad de allí, por lo que no encontré ningún problema en ese sentido. Además de eso, la obtención de la visa si supone esfuerzos de algún tipo es de tiempo, ya que obliga a hacer algunas gestiones de pago para la embajada y desplazarte hasta allí en una ocasión para realizar una entrevista personal, que más que una entrevista, es un proceso que consiste en confirmar tus datos ante un funcionario. Si todos tus papeles están en regla y no surge ningún imprevisto, pocas semanas después de tu entrevista con la embajada, recibirás el pasaporte con tu visa en casa.

En mi opinión, Estados Unidos es el país de las oportunidades y en el que todo es posible. Es por eso que siempre lo barajaría como una de mis principales opciones. El único problema es que aunque la oferta es amplia, también lo es el número de demandantes. Esto hace que conseguir un trabajo de forma legal allí puede convertirse en tarea difícil. Mi contrato laboral no me permitía trabajar más de 37 horas y media a la semana debido a mi condición de estudiante, lo que me hizo suponer que un contrato normal podría perfectamente doblar el mío. Lo que más me gustó con respecto a este tema es que se respetaba a raja tabla mi horario y mis horas, y no se me permitían hacer horas extra a no ser que necesitasen y previamente firmadas y posteriormente pagadas. 

En cuanto a los alquileres, si los comparamos con España, son caros, pero también hay que tener en cuenta que el sueldo medio en Estados Unidos es muchísimo más alto que aquí. Mi alquiler de una casa en la que había tres habitaciones dobles y dos baños era de 80/96$ a la semana. Muy barato, pero porque vivía en un complejo de apartamentos de Disney. Por lo general, por una casa que entenderíamos como normal (3 habitaciones, 2 baños, salón y cocina) se podrían pagar perfectamente más de 2.500$. Pero como ya he dicho, los sueldos son mucho más altos. Teniendo en cuenta que los pagos de renta, en la mayoría de los casos se realizan en mano, no sería necesario disponer de una cuenta bancaria americana. En caso de precisarla, los requisitos necesarios para una tarjeta de crédito son únicamente el ingreso de una primera cantidad simbólica.

Como todo el mundo sabe, los seguros médicos americanos son extremadamente caros. La mayoría de las empresas cubren a sus trabajadores, pero en mi caso tuve que contratar uno privado, cuyo precio no era excesivo y el cual en principio cubría las cosas más básicas y alguna más particular. Sin embargo, hay que tener cuidado si sucede algún imprevisto y preguntar siempre, antes de realizar cualquier consulta médica, si dicha consulta se incluye en nuestro seguro, ya que la factura que nos puede llegar podría llegar a ser desorbitada. 

Estados Unidos es un país de habla inglesa, aunque dependiendo de la zona y teniendo en cuenta el gran número de latinos que viven allí, es muy probable que en muchas zonas se te entienda en español. Aunque me defendía bastante con el inglés, siempre es difícil habituarte a hablar en otro idioma, pero al final, con la práctica, te acabas haciendo. Como en cualquier país, es necesario que, como mínimo, la persona tenga un nivel básico-medio de inglés, o por lo menos que se defienda en situaciones de carácter diario.

En cuanto a nivel de vida, en Estados Unidos sólo existen dos clases sociales: alta y baja. En mi caso, podría decir que mi nivel de vida fue alto, ya que aunque mis ingresos no eran muy altos, mis gastos de alquiler y comida eran bastante bajos. Se gana más que en España, pero se trabaja más duramente. El ritmo de vida es muy estresante, los americanos son muy fríos en cuanto a relaciones personales y quizá, por eso, se vuelcan tanto en el trabajo. Como siempre se ha dicho, el americano vive para trabajar, no trabaja para vivir. Al cobrar en dólares, el tipo de cambio con respecto al euro no me afectaba, pero para un europeo es positivo, ya que el dólar está devaluado con respecto al euro.

La gastronomía americana se puede definir como “comida basura”. La mayor parte de su oferta gastronómica está basada en hamburguesas, hot dogs y pizzas, y el hecho de consumir otro tipo de comida implica pagar una cantidad exagerada para lo que estamos acostumbrados en España. La cultura es muy patriótica y fría en comparación con la de un español, y en ocasiones puede resultar difícil hacerte a ella por lo que se denomina doble moral, muy típica entre los americanos.

A pesar de las desventajas que este país puede ofrecer, yo sigo enamorada del concepto americano. Estados Unidos es un país donde nadie te juzga, donde cada uno puede hacer lo que le de la gana, un país en el que las oportunidades son inmensas y en el que sientes una libertad que en pocos más sitios puedes sentir. Sin embargo, he de reconocer que, aunque deseo volver, no lo haría por una temporada larga ya que mi personalidad y carácter están demasiado acostumbrados al ambiente europeo y español. Además, mi experiencia, al estar enfocada a gente de mi edad de todo el mundo, hizo que todo lo malo que podía ofrecer este país, me pareciese nada comparado con la satisfacción de que estaba viviendo la mejor experiencia de mi vida."

CaliforniaComer en estados unidos                Bandera americana
     
¡¡Muchas gracias Cristina por haber puesto tu granito de arena en este blog y muchas gracias por tus increíbles fotos!! Sigue disfrutando de tu vida tal y como esta experiencia te enseñó a hacerlo, porque te lo mereces.


USA


Y a todo el resto espero que os haya resultado muy útil, enjoy it!! +info aquí.


=)


*Por favor, si tienes más dudas, quieres conocer algún dato concreto o quieres añadir cualquier cosa que crees interesante o importante no dudes en decirlo; ¡todas vuestras opiniones son bienvenidas!


2 comentarios:

  1. Después de esta experiencia, me di cuenta de que los sueños acaban cumpliéndose tarde o temprano. Quien nos iba a decir en 3 de carrera que al año siguiente cada una estaría en una parte del mundo cumpliendo uno de sus sueños. Me alegro mucho de que tu hayas sido una de las personas con las que compartir una vivencia como ésta y que, a pesar de los miles de km que nos separaron, supiésemos volver con más fuerza que nunca y dedicarnos a nuestra amistad. Te quiero mucho dredre, de verdad y para siempre.

    ResponderEliminar
  2. Os dejo un enlace de un libro que trata sobre los impuestos de los expatriados en EEUU

    https://tienda.wolterskluwer.es/p/la-fiscalidad-de-los-trabajadores-expatriados-y-desplazados

    ResponderEliminar